Sobre Kriya

 

 

Comienzo

Kriya empieza conmigo (Ester), y con mi hermana (Rafaela) en plena pandemia. Ambas practicamos yoga y ambas hemos recorrido un camino de sanación y autoconocimiento que nos ha hecho tomar cada vez más conciencia de nosotras mismas, de nuestro cuerpo, de la naturaleza, de los animales, y también nos ha hecho sensibilizarnos ante la humanidad y empatizar con el dolor. Camino que nos ha hecho sentir humildad
ante tanta grandeza.

Ester

Hay caminos y propósitos que nos unen y a veces hay una pulsión interna que nos hace buscar otros caminos y otros lugares. Poder escucharse internamente es hermoso, pero nos hace dejar proyectos, personas y lugares, esto hizo que mi hermana tomara otros proyectos guiada por su corazón y dejara Kriya. Proyectos en los que brillara sin duda, ya que kriya no sería Kriya sin ella, fue un pilar fundamental.

Indigo Luna

Recorriendo caminos conocimos Indigo luna, una pequeña marca familiar que garantiza calidad, transparencia, conciencia ecológica y prácticas de fabricación sostenibles. Nos conquistó por su ética y compromiso con la naturaleza y los animales, además de que cada una de sus confecciones son preciosas y sus telas son únicas, especialmente la viscosa vegetal, que ya se ha convertido en la favoritas de nuestras clientas.

Ester

Comercio Justo

Atrás del proceso de confección se garantiza un trabajo justo, esto quiere decir que todas las personas que están detrás de este hermoso proceso trabajan en condiciones seguras y dignas, reconociendo su trabajo, además de recibir un buen salario que garantiza una buena calidad de vida. Lo que por supuesto implica que el costo final del producto sea más alto, sin embargo hay una tranquilidad de que cada una de las personas que están detrás es tratada con respeto y vive con dignidad.

Las prendas son fabricadas en Bali y las traemos a Chile, son colecciones pequeñas, traemos en pocas cantidades, con el fin de estar siempre en sintonía con nuestro propósito.

Reutiliza y Recicla

Tenemos un proyecto que ya está encaminado a desarrollar accesorios para la práctica, hecho en Chile, con las prendas que vienen con fallas de fábrica que reutilizamos para darles una nueva vida y además telas nacionales que vayan en esta misma línea.

El sueño es que Kriya siga creciendo y que sea un espacio de cuidado, donde todes nos sintamos cómodos con nosotros mismos, donde no haya juicio hacía otros. Mi sueño es hacer comunidad, que kriya sea un espacio que entrega oportunidades a otros a mostrar sus talentos y que sientan que es un espacio al que pertenecen y del que forman parte, sólo por ser y estar. Me queda un montón por aprender de la vida y de las personas, pero esto es un poco de lo que me guía en este proyecto que está empezando...